sábado, 9 de julio de 2011

Aquí, ahora.

Claro que no espero para vos ser tu Diosa, tu Cielo.
Claro que no quiero de mi los preceptos,
la observancia, el duelo de negro que duele.

Prefiero ir rompiendo las reglas,
optando, eligiendo vivir en comisuras amplias,
acercando las manos al fuego
que arde de amor y placer en los dos.

Claro que no quiero ser quien se deshace en porciones
para que tomes de mi lo más amplio y efímero.
Claro que deseo que me prefieras toda,
entera, desde el alma hasta el aura
y de adentro hacia afuera.

Prefiero así, amarte a gritos y también en silencio,
quererte todo, quererte bien.
Prefiero tenerte bien cerca, llevarte conmigo,
a donde sea que deseemos ir.
Opto por que vayamos tomados de la mano
a cualquier sitio cálido, que pueda decirse nuestro.
Elijamos transitar en paz la vida nueva
Disfrutemos de todo, vivamos como en una aventura,
una eterna posibilidad de mejorar, de crecer
de ser mejores personas, mejores amantes, mejores amigos.

Todo nos alcanza deseándolo.

domingo, 29 de mayo de 2011

Tomo para mi

Libro abierto
hoja primera
y su nombre.

Escrito prolijamente con tinta azul
en letras mayúsculas
íes hacia la izquierda
aes a la derecha
letra fuerte, segura,
de puro hombre.
Me invita él a entrar
a pasar de página
y me atrapan
las palabras subrayadas
nombres y oraciones
apoyadas sobre líneas
grises de lápiz.
Y en una línea única
me cuenta de quellas personas
que tienen estos nombres
cuyas vidas y muertes
están contadas en esas
pocas oraciones subrayadas.
Describe espacios y tiempos
en los que no estuvimos
en los que no vamos a estar
en los que no quisiera estar.

Pero me deja imaginar otros
otros que sí elegiría yo
o mejor
que elegiríamos los dos.

Ideal

Navego en tus emociones en busca de refugio a tanta soledad.
Me sumerjo de golpe en tu cuerpo, me empapo de vos.
Tomados de la mano viajamos en el tiempo,
un tiempo sin fin que nos hace eternos,
para fundirnos en una gota de rocío.
Zurcamos cielos azules, soleados, airosos.
A veces vos me pedís descansar
y entonces nos echamos sobre la nube más pequeña
contemplamos las flores que dibujan colores en el suelo
jugamos nosotros a ser
sombras y colores y formas desdibujadas
y vamos creando otro mundo
donde crecemos y contemplamos
el amanecer de nuestro amor
donde podemos ser únicos, sentirnos grandes
y conservar la humildad de un
"te quiero conmigo, para mi"
para poder cosechar los frutos del amor
en el que ahora navegamos.

M.E.E.R. 18/11/2010

jueves, 25 de noviembre de 2010

Contame qué es lo que te duele
Decime qué te amuralla el alma,
las ganas de ser.
Por qué te brillan los ojos
aguados de lágrimas
cuando te miro asustada
y triste por tu tristeza.
Animate a dolerme a mi,
a enojarte, a pararte firme
ante los que te acosan
y te persiguen
Frente a los que no te dejan respirar.
Tirá fuerte y quitate de encima
sus manos.
No esperes a que te mire de frente
la muerte
para descubrir que se puede empezar
de nuevo.
Porque recordar el pasado
no es revivirlo, no es volver a sentir
lo ya sentido, ni seguir temiendo
lo que antes se temió.
Recordar el pasado
es saber que pasó,
que ahora es lo que esperábamos antes.
Estamos aquí, asustados también
y un poco perdidos y a veces cobardes
pero estamos y somos juntos.
Infaltables en otras vidas
Irremplazables ante otras lágrimas
UNOS ÚNICOS EN EL OTRO.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Yo no tengo suelo
no tengo cielo.

Raíces aéreas.

Yo voy hacia adelante
haciendo el camino
que recorro ahora
que antes no existía
que no empezaba.

sábado, 21 de agosto de 2010

Que se puede ser linda en zapatillas y con el pelo recogido después de despeinarse de amor.

Que no cualquiera sabe amar y que enamorarse no es para cualquiera.

Que vale la pena esperar atentos a lo que la vida nos tiene preparado.

viernes, 20 de agosto de 2010

Que los secretos compartidos,
si sanos,
pueden robarnos una sonrisa
inmensa.
Y que ser cómplices
nos acerca más.

sábado, 14 de agosto de 2010

Que está bien jugarse,
aún a riesgo de
equivocarse,
porque aquellas energías
quizá se hayan encontrado
y se las hayan arreglado
para hacérnoslo saber.

viernes, 13 de agosto de 2010

Lo que aprendí

Que las energías pueden,
cuando quieren,
ser positivas.
Y que
si varias energías positivas conspiran,
pueden ayudarnos
a ser muy, muy felices.

jueves, 5 de agosto de 2010

Barcos anclados en tierras lejanas, inhóspitas, desiertas.

Así estoy yo si no me mira
ajena a todo, sorda sin el.

No se imagina que ahora todo es relativo
es plural y se dispara y se estrella.
El blanco es él, es su existencia
su ser y no ser, su presencia.

Porque tiene las manos tibias, los dedos largos
y el alma grande y en paz.
Poque sabe por que, porque me trae y me lleva
porque yo soy pequeña y estoy sola y tengo frio.

Tierras lejanas, inhóspitas, desiertas.

Yo en el barco.

miércoles, 7 de julio de 2010

Riendo
sola,
acordándome
de
mis
picardías.

jueves, 12 de noviembre de 2009

¡¡¡
ME
ENCANTA
CUANDO
ESTOY
FELIZ,
FELIZ
Y
NO

CUÁL
ES
LA
RAZÓN!!!

.
.
.
.
.
.
.
.
.
...bueno, sí la sé, pero no lo quiero decir para que se repita...

martes, 27 de enero de 2009

Yo Quería

Yo quería que vos me trajeras de vuelta al mundo,
Que me vieras nacer sobre tu vientre de algodón
Y abrieras grandes los ojos mientras me retorcía
En el dolor que te dolía a vos, que te paría.

Yo quería que vos te rieras gravemente de mi
Porque me escuchabas reir frente al espejo,
Despeinada, a medio vestir y con los ojos hinchados,
De esa otra mujer que, distraída, ya te había hecho reir.

Yo quería que vos fueras el que me escuchara cantar,
El que creara las notas que iban a ponerle música
A la canción que yo iba a escribirte esa noche,
Con los dedos que habías afilado, sobre tu sábana.

Yo quería que vos pudieras leerla esa mañana
Y después me besaras las manos y las acariciaras.
Y ahí mismo quería crearte un mundo en ellas
Donde vos pudieras, una vez más, crearme y parirme.

domingo, 30 de noviembre de 2008

The Holiday

Iris: "I've found almost everything ever written about love to be true. Shakespeare said "Journeys end in lovers meeting." What an extraordinary thought. Personally, I have not experienced anything remotely close to that, but I am more than willing to believe Shakespeare had. I suppose I think about love more than anyone really should. I am constantly amazed by its sheer power to alter and define our lives. It was Shakespeare who also said "love is blind". Now that is something I know to be true. For some quite inexplicably, love fades; for others love is simply lost. But then of course love can also be found, even if just for the night. And then, there's another kind of love: the cruelest kind. The one that almost kills its victims. Its called unrequited love. Of that I am an expert. Most love stories are about people who fall in love with each other. But what about the rest of us? What about our stories, those of us who fall in love alone? We are the victims of the one sided affair. We are the cursed of the loved ones. We are the unloved ones, the walking wounded. The handicapped without the advantage of a great parking space! Yes, you are looking at one such individual. And I have willingly loved that man for over three miserable years! The absolute worst years of my life! The worst Christmas', the worst Birthday's, New Years Eve's brought in by tears and valium. These years that I have been in love have been the darkest days of my life. All because I've been cursed by being in love with a man who does not and will not love me back. Oh god, just the sight of him! Heart pounding! Throat thickening! Absolutely can't swallow! All the usual symptoms."

"The Holiday"

domingo, 14 de septiembre de 2008

Hay días, como el de hoy, de sol asomante y cielo celeste brillante, días de primavera inminente y calidez extranjera, en los que me tiro en la cama, me tapo hasta las orejas y espío desde allí por la ventana. De a ratos cierro los ojos y espero impaciente que las nubes lo cubran todo y siento con fuerza que así voy a encontrar todo cuando los abra. Espero que cuando vuelva a espiar la vida entera se vuelva digna de ser dormida. Pero no... ahí están otra vez el sol radiante y las lavandas que explotan en flor. Entonces sé que no tengo elección, que debo salir de la cama de un salto y echarme con el mismo movimiento sobre el pastito que no tengo en casa y dejar que el sol empiece a entibiarme con calidez de patio de hogar en primavera plena.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Tengo un secreto escondido en el centro de mi mano, entre la línea del corazón y la de la vida, justo en el punto donde se juntan la de la cabeza y la del destino. Tiene la misma cantidad de palabras que me faltan para contártelo y es tan grande como la distancia que hay entre una y otra de las comisuras de tus labios.
Estaba por contártelo justo cuando doblaste la esquina, justo cuando empecé a perderte entre la gente.
Yo estaba por decirte en ese momento que dejaras de marcarme el camino con las migajas de besos que se te iban cayendo,con los pétalos de abrazos que se desprendían secos de tus brazos, que yo sabía ahora llegar hasta vos, que yo podía, para contarte mi secreto.

factor nostalgia


y escuchabamos caer

sobre los techos de zinc

lluvias de otoño en abril

domingo, 31 de agosto de 2008

Y yo te miro mientras vos te desgarrás los dedos tratando de dibujar una melodía que se ajuste a las letras que se desprendieron de esos mismos dedos, una que recorra todas las calles por las que camino, que cruce todas las puertas que yo misma cruzo. Y te veo cerrar los ojos y me distraigo mirando cómo hacen bailar a tus párpados y entonces no espero y yo también cierro los ojos para ver si veo lo que vos ves, y no. Ahí mismo vos los volvés a abrir y estamos en otro lugar donde leemos diarios y hablamos de política y también de literatura como si hablaramos de patos o del tiempo o de nosotros. Y un rato después yo te escucho y estás diciendo otra estupidez como la anterior, la de la otra vez y también ahora me río... será hasta que tus estupideces me hagan llorar.
Vos seguís con tu guitarra. Yo te dejo esto.

viernes, 29 de agosto de 2008

Punto y Aparte

Hay ciudades que esconden tesoros dormidos, la frágil memoria de tiempos pasados, enormes murallas que guardan latidos, de crueles batallas, de amores perdidos. Hay silencios que encubren terribles destinos, la bestia indolente que acecha a los niños, amargo es el llanto que deja ese frío, lamento del pobre humillado y vencido. La sombra del juicio es también alargada, ampara de oficio la fina coartada, al maulas de turno y su plan vitalicio; no temas Mauricio que no pasa nada. Hay pasiones que atienden amor y castigo y cigüeñas que vuelan dejando un suspiro, el aire que un día será suficiente; de mares dormidos traerán los bígaros. Hay palabras que unidas agitan naciones, la patria es pequeña y no tiene balcones, luchar a morir con un par de.....sandalias; apenas me quedan cincuenta y dos letras. La vida se pone de parto otra noche, estrellas fugaces que mueren de celos, deseos que llegan a un punto y aparte.
Los sueños que un día pusimos a trabajar.


Javier Bergia



¡¡¡YO QUIERO
UN MUNDO
CONTIGO!!!


lunes, 25 de agosto de 2008

Es como cuando salgo de casa sin los anteojos y tengo que desandar las veredas porque me dí cuenta de golpe de que los árboles no terminan donde deberían y se hacen más altos y anchos de lo que son.
O como si eligiera una remera liviana y me pasara la mañana pensando en por qué no me abrigué, si diez metros después de la puerta hacía el mismo frío que tres kilómetros más adelante.
Se parece a rendir mal un exámen y presentarse en la mesa siguiente cuando reconocés que -en realidad- tenés los mismos conocimientos que en la mesa anterior, sólo que ahora estás un poco mejor dispuesto, más seguro de lo que sabés, aunque no sea más. Me recuerda a las charlas llevadas adelante con entusiasmo cualquier viernes a la noche, de esas que se repiten cada dos estaciones, en las que se discute fervientemente lo mismo, pero de una manera distinta cada vez porque ahora somos más grande y porque vimos otras cosas y porque nos animamos a más y porque ahora preferimos no callarnos.
Es lo mismo que volver a sentir sus pies calentitos debajo de la mesa. O que estar en silencio y sin mirarse, haciendo apuestas a todo o nada, tratando de adivinar quién se da vuelta primero y dice una estupidez que nos haga reir.

sábado, 23 de agosto de 2008

Yo quiero dormir así...

Eternamente

Te debo un saludo,
un pullover recién sacado de la estufa, bien calentito, te debo tres besos y muchos más abrazos,
una carta que escribimos juntos para leerla después solos, cada uno en su cama.
Una canción que suene tan bien como te siento, una defensa porque sí, unos mates bien dulces, un anochecer precioso mientras trabajás, un paseo en bicicleta, unas vacaciones en el sur que pasaríamos mirando el agua turquesa de algún lago.
Te debo nombrarte y pedir perdón, hacerte sentir que no sos un hombre, que podés ser tonto y chiquilín porque no pasás los dulces 17. Te debo que estés seguro de que no hay nadie mejor que vos.
Me debo vos.

domingo, 17 de agosto de 2008

Beijing 2008 o Una abuela como la mía.

Mi abuela Nené, mujer nacionalista al extremo, ex admiradora de los Estados Unidos de América, actual admiradora de Cuba (?) y ahora del pueblo Chino.
Lo más cercano que encontró fue el supermercado de la avenida 19 , y se tomó el trabajo de (ta-ta-ta-tán!) felicitar a los chinos de turno por la "¡grandiosa ceremonia inaugural, que maravillosa, maravillosa!!!". Los chinos la miraban como si ella hablara en chino básico -una forma de decir, no?- y no dudaron en responder: "malavichosa, ti, malavichosa". Lo que no sabían era si abrazarla mientas ella lagrimeaba, si encajarle una patada voladora o si regalarle un I-pod a manera de agradecimiento...

sábado, 16 de agosto de 2008

Para el final del día

Lo más
*Ver acobardarse a una mala persona.
*Reirme mucho, mucho, mucho de mi papá y con el.
*sentirme debilucha al lado de mi hermanita.
*Escuchar a Alejandro.
*Saber que la citogenética me interesa más de lo que creía.
*Un piropo en la calle.
*Que mi mamá me esperara con la cena caliente.
*Nahuel preguntando con la mirada: "¿vas a volver, no?", cuando me bajé del auto
Lo menos
*que haya faltado el "llamado nuestro de cada día".
*Que me persiga un desagradable en medio camino a casa.
*Mi poca voluntad para dar explicaciones.
*Machacarme el coco con la idea de que soy una cobarde.
*No animarme a saludar a Luis en el supermercado, porque estaba ocupado, llego de trabajo y porque era tarde y porque si no me veía y porque soy, efectivamente, una cobarde.
*Tener que irme porque me caigo de sueño!

lunes, 11 de agosto de 2008











Así de simple

Y primero fue indicarle la salida, porque el no es de acá y recién empezaba. Por uno siempre es más rápido y un sábado lluvioso a las dos de la mañana no es momento para patear penales desde el medio de la calle. Y menos el que no le gusta el fútbol y siempre que lo invitan termina mirando desde afuera, gritando los goles del equipo amigo de turno.
Vivir ahí y así le era imposible, tanto ruido, tanta gente rara, tanto grito... pero claro, dejar la casa y seguir pagando el alquiler no se podía, asi que pasaron otros seis meses y eligió el Aeropuerto y la carrera: profesorado de lengua y literatura, amor por las letras, los libros, el cine: fuerte.
Tiene una paciencia de fierro. El espera, mientras disfruta lo demás, y espera.
Y así mira por el espejo retrovisor, se distrae y aclara que el carnet está recién sacado porque antes, en el pueblo, no le rendía exámen a nadie. Me recomendó una escritora: Jane Austen, un libro: Orgullo y prejucio (que jodido el destino) y la misma película que vió siete veces. Yo, ninguna.
Ese era el club del que le había hablado, lo identificó. Y yo quiero pagar y bajar, como corresponde, pero no... sigue. Y estaba bien, entonces cerré la puerta con los dos adentro del auto y la charla se extendió otro buen rato y no podía dejar de escucharlo porque ahora además no manejaba y no miraba por el retrovisor sino que se había dado vuelta y hacía todo enfrente mio.
Y agarró un papel y una lapicera y ahora anota el teléfono pensé, pero no... era un nombre. Eran dos nombres: autor y obra. ¿La vemos juntos?. Por ahora, tu nombre. Tu nombre por favor y un viernes más.

El Club del Fracaso

El Club de Fracaso tiene una historia tan interesante como dudosa, y tanto le cabe este último adjetivo que es hasta dudosa de ser interesante.
Según comentó alguien en una de esas reuniones que tienden a disiparse en la memoria de los presentes, el club en sí no es más que la unión errática y desordenada de personas y personajes que “no”. En aquel momento alguien tuvo la intención de preguntar “que no qué”, pero las dos terceras partes de las inquisiciones que realizamos en cualquier conversación están de más si nos tomamos un breve respiro para pensarlas.
Igual que nos ocurre cuando alguien es muy detallado en su narración, yo tuve entonces la sensación de conocer perfectamente aquel lugar. Como si hubiera estado o como si estuviera ahí.
Es difícil hallar datos generales, aunque no específicos, del club. En algunos casos, miembros fervorosos saltan de sus filas hacia otros clubes y en otros vuelven a él luego de ser expulsados de otras logias. Lo que sí es totalmente corroborable es que el club tiene una cifra de miembros que ningún libro de actas podría llegar a asentar ya sea por su movilidad o por su cantidad.
En el recuento oscilante de los tiempos dicen que hubo, hay y habrá historias fabulosas que realmente se destacan dentro del inmaterial edificio de la sede social del club al que nadie es gustoso de pertenecer, aunque son de remarcar también aquellos que se niegan a abandonar sus filas.
Había, hay y habrá, por millones, socios que pagan la cuota a regañadientes. Un infinito número de abonados a fracasos de diferentes tamaño y calidad : pequeños, grandes, intencionales, casuales, y hasta un número indeterminados de socios que habiendo obtenido la invitación de otros clubes se niegan a reconocerse en otro lugar que no sea el del Club del Fracaso. Este último un caso casi tan común como el de los que siendo inevitablemente parte del Club fingen pertenecer a otras instituciones, y en algunos casos circulan por los pasillos con credenciales apócrifas o distintivos falsos que, al extremo, terminan en autoconvencimiento.
Nadie prestó nunca demasiada atención a las historias del club. No obstante son destacables; ningún otro club podría haber existido de no poseer éste la masa de asociados más grande la historia de la humanidad.
Recuerdo una de sus salas. Generalmente y a pesar de su arquitectura compleja y soberbia en tamaño, los que por allí frecuentan suelen dar vueltas en no más de dos o tres salones. El estilo victoriano que los arquitectos y artistas le han dado es poco cierto ya que siempre se esta construyendo, redecorando, reparando y variando las formas desde el mismo fracaso de los que intentan darle una y no alcanzan a completarla ya sea por fallas en los cálculos de material, distracciones en la proyección, torpeza en la factura o accidentes mínimos interpuestos entre los bocetos y la realización.
No deseo detenerme en el aspecto de la instalaciones ya que de hecho todos, alguna vez al menos, hemos formado parte del Club.
Al entrar por sus enormes puertas la sensación de soledad se percibe de inmediato. La conciencia de que allí habita la mayoría no se condice con el espíritu del recién llegado o del que ha tratado de salir y se vio apenas saliendo de una habitación para entrar en otra. La oscuridad y la decoración lo asemejan a un castillo repleto de falsas paredes, puertas bloqueadas, pasillos laberínticos y escaleras que giran para terminar donde empiezan.
En uno de los salones, quizás el más visitado por los más animosos, se encuentra una larga galería de socios que, en algunos casos, ayudan al visitante a suavizar su sensación de desesperanza con una inútil percepción de identificación representativa del Club.
Allí, vagando en soledad entre la más inmensa multitud, se escuchan las historias más desgarradoras y también las más absurdas, sin con esto decir que no las exista combinadas. Un clásico dentro de los indescifrables murmullos es la cita de algún mínimo detalle que hizo la diferencia entre pertenecer a este club o estar disfrutando de algún otro.
Todo esta por aquí, todo alrededor de uno, y por más que las historias son tan interesantes como las que más, nadie presta mayor atención a ellas si no una vez que el egresado, ya perteneciente a otro club, las utiliza como serie de anécdotas que sirven para aumentar la admiración de los nuevos compañeros del Club de la Victoria, Club de la Fama, Unión del Éxito, etc. Algo así como “antes de llegar aquí pertenecí diez años al Club del Fracaso”.
Recuerdo por ejemplo a Edison enumerar las veces que había estado dando vueltas por los pasillos del club, pero claro, todo esto una vez que ya no lo frecuentaba. Y aun más impresionantes eran los casos post morten, ya que mucha gente ignora que Van Gogh murió en las instalaciones del club y su cadáver fue requerido por otros clubes tiempo después de muerto como ocurrió con los casos: Melville, Kafka, Trosky, Marilyn Monroe, y una lista escalofriante de nombres cuya permanente inquietud (inclusive dentro del club) les valieron el traslado aunque ellos jamás se enteraron.
Así y por montones, la ciencia, el deporte, el arte, la política y demás actividades perpetúan incoherencias temporales que, reacomodadas, unos llaman justicia y otros azar.
La imposibilidad de llevar un registro hace que sea una tarea humanamente inviable : casos como el del hombre que no pudo asesinar a su esposa por esta fugarse con su amante dos minutos antes, el del músico que perdió su mano derecha luego de componer el primer rock and roll que nadie llegó a escuchar o el del general revolucionario que no contó con aquel espía, se mezclaban en una maraña de subjetividad.
El caótico club puede jactarse de haber visto a Jesucristo y a Hitler, a Charles Manson y a Gandhi, al chico aquel que sentía como su amor no era correspondido y la señora que acaba de ver el número de su cartón de lotería volver a formar parte de la mayoría cuasi absoluta.
Reprobados, derrotados, ignorados y desafortunados bailan la cadencia del ritmo machacante y antimusical de las intenciones que mueren en si mismas.
Nadie nota que en los pasillos vagan los destinos disconformes y los espíritus conformistas. Nadie nota que allí va un personaje que Shakespeare había imaginado para una obra y luego descartó, nadie pone la vista en aquel que acaba de llegar tarde a la audiencia para una puesta en Boadway.
Viera alguien el desanimado té que reúne a aquel ladrón sorprendido por la policía, a la adolescente engañada por Cupido, al futbolista quebrado antes de llegar a ídolo, a la escritora abandonada por las musas y al señor derrotado en las urnas de las elecciones de su pueblo.
De todos los salones del Club del Fracaso el más terrorífico quizás sea este. El salón de los espejos. Uno de los más frecuentados. A pesar de su nombre, estos reflejos son tan engañosos como aquellos que había en los viejos parques de diversiones. No somos quienes nos ponemos frente a ellos los que nos reflejamos. En este salón los fracasos propios se transforman combinándose para dar reflejos comunes que a la vez son menos dolorosos. Allí se observa el fanático del equipo que acaba de perder la final del campeonato, allí ve su rostro el soldado que recibe la orden de retirada y el televidente que acaba de ver salir de pantalla para siempre su programa favorito.
Muchas veces he oído preguntas flotando en el ambiente; preguntas del tipo ¿por qué a mi? ¿Qué hubiera pasado si elegía otra opción?, las respuestas nunca llegan a escucharse concretamente. Lo cierto es que él club genera el rumor de algo en movimiento constante ya que está permanentemente recibiendo y despidiendo socios por millones y a velocidades sorprendentes.
No recuerdo si estuve en aquella reunión donde alguien lo nombró, pero si sé que estuve en el club. Ahora no sé bien que me habrá llevado a pensar en aquellos tiempos, quizás conozco de memoria sus pisos y deseaba reconocerme como parte de algo. Lo cierto es que mi paso por él no es en vano aunque sea permanente. Aprendí que como todo Club tiene sus reglas y se también algunos de los pecados que no debería cometer.
Se que la desesperación, a pesar de ser la recepcionista, no es buena consejera a la hora de transitar sus pasillos. Se que nunca debería olvidarme que aún estando lejos siempre se puede volver. Se que las puertas siempre están abiertas para todo el mundo y también aprendí que no debo creer jamás en la certera frase de oxidadas letras que da la bienvenida en su entrada principal : “Aquí esta tu destino porque tu destino no podría ser otro”.
por José M. Pascual

Utopia - Alanis Morissette


We'd gather around
all in a room
fasten our belts
engage in dialogue
We'd all slow down
rest without guilt
not lie without fear
disagree sans judgement

We would stay
and respond
and expand
and include
and allow
and forgive
and Enjoy
and evolve
and discern
and inquire
and accept
and admit
and divulge
and Open
and reach out
and speak up

This is utopia
this is my utopia
This is my ideal
my end in sight
Utopia
this is my utopia
This is my nirvana
My ultimate

We'd open our arms
we'd all jump in
we'd all coast down
into safety nets
We would share
and listen
and support
and welcome
be propelled by passion
not Invest in outcomes
we would breathe
and be charmed
and amused by difference
Be gentle and make room
for every emotion

We'd provide forums
we'd all speak out
we'd all be heard
we'd all feel seen
We'd rise post-obstacle
more defined
more grateful
we would heal
be humbled
And be unstoppable
we'd hold close
and let go
and know when to do
which we'd Release
and disarm
and stand up
and feel safe

This is utopia
this is my utopia
This is my ideal
my end in sight
Utopia
this is my utopia
This is my nirvana
My ultimate

jueves, 24 de julio de 2008

no me quiero cambiar

Tengo sueño otra vez casi me acuesto con el sol algo hay en mis venas que no es mio me estoy fumando el primer cigarrillo Sinead canta que some things look better baby just passing through y todavía están sobre la mesa los libros que compré ayer y las botellas y Sinead tiene razón y también la tenía Elton y debo reconocer también la tenía yo y después de todo estoy feliz o no mejor soy feliz porque sí como alguien que hoy me escribió porque sí y extraño mucho a alguien pero como no sé a quien no tendrá importancia
y punto punto punto

miércoles, 23 de julio de 2008

VII

Aunque es posible que vos viajes
o uno decida que lo mejor está acá
nomás acá, alrededor
y aunque es casi seguro
que transitaremos el olvido
cuando no queden memorias
que nos definan
entonces ahí descubriremos
que todo es acá nomás
que nada se extiende
mucho más allá de tus labios
porque tus labios
país frontera
país de exilio para los míos
meandro abandonado
y lago herradura medio oásis
son labios parte de nada
que se dan al todo completos
y tienen un nombre y una forma
y serán también parte del olvido
donde estaremos nosotros
olvidados por vos y sin tus labios

Ella sabía

Es hablar de ellos lo que cuesta. Son palabras las que faltan porque ellos no están. Aparecen un día, pasan y allá los ves, desplegando sonrisas a falta de alas y dejan, o no, una marca que llevás orgullosa con vos, como una foto en la billetera, un saco nuevo o un número de teléfono agendado en el celular.
Y la tonta los describe y cuenta historias malparidas en la humedad, valiéndose de un par de palabritas tan tontas como ella que escuchan otros a los que no les importa porque desde siempre supieron que esas historias malparidas y esas palabras tontas son ficticias. Ella las va dibujando cada vez que puede.
Pero de vez en cuando la tonta se cruza con otro más tonto que ella que también se valió de esas palabras y que, a falta de sonrisas, desplegó alas.
Ella sabía, tonta y él, tonto, también sabía. Y no les importó. Y ahora se rien de vos a carcajadas porque vos te quedaste sin alas, sin sonrisas, sin palabras tontas de las que reirte y sin historias.
Vos ni te imaginabas -no tenías con qué- y ellos ya sabían.
Podés reirte de eso.

miércoles, 18 de junio de 2008

ahora que sé que tu inocencia no es tal,
que es evidente que has puesto en marcha tu venganza,
ahora decime...
cómo pasaste inadvertido,
cómo lograste hacerme creer que estabas sólo...
Porque no soy más egoista que vos,
vamos ahora a lastimarnos.
Gritemos, cobarde, como es debido...
vamos a pegarnos donde más nos duele
vamos a arrancarnos el pelo, las ganas, la voz, los ojos...
asfixiémonos ahora en un abrazo
vamos a ponernos azules de odio, de rabia, de desprecios...
pensemos quién es el que está allí
dolido, roto, lastimado
y escuchemos también cómo se queja.
No le demos tregua, no pidamos pido.
También mi venganza está marcha ahora...
quiero ver cómo sufrís el placer de verme rendida.
Voy a dejarme ganar.
Vos, tipo orgulloso que te pasa por al lado
y te mira de reojo
y se sonríe de lado
y te da la espalda
y te escupe de frente
y después corre a toda velocidad para hacerse
chiquito
de golpe.
Vos, tipo nada,
tipo quemado,
tipo aire que habrás traído humo y cenizas,
tipo de tierra que se hace barro a la primera lágrima,
decime ahora... para dónde corrés con los tobillos atados
con los dedos enraizados en tierras secas
ahogado de vos mismo.
Decinos ahora cómo te vas de estas tierras,
que son mis tierras
y están secas.

lunes, 16 de junio de 2008

El último baño del día

video

Yo Digo

Si tuviera que empezar de cero, elegiría otro comienzo.
Elegiría volver a decir que no era bailar lo que yo quería, porque bailar, se baila con cualquiera. Casi todos podemos más o menos movernos, más o menos agarrarnos de las manos, más o menos tomar una cintura, más o menos rozar mejillas. Algunos pueden, más que menos, mirar bien, decir la palabra justa. A otros les sale mejor el sí, algunos tenemos más facilidad para el no... a la mayoría de nosotros nos sale penosamente bien.
Elegiría decirte que sí, que me acompañes porque hace frío, porque es tarde, porque es lejos para ir contando baldosas, porque si...
Tomaría la decisión de patear terminales, de agotar pasajes de ida, de esconder más fotos, de seguir contando estrellas aunque me ardieran los ojos, aunque las vértebras se empezaran a soldar; querría escuchar otro capítulo de un libro aburridísimo que se escribió solo y solo así ardió espontáneamente.
Te hubiera hecho callar más seguido y hubiera cerrado la boca haciendo fuerza para no seguir embarrándome.
Un poco más de orgullo le hubiera puesto otro sabor... para equilibrar, para coincidir, para no ser menos queriendo serte más.
Si tuviera que empezar de cero, no elegiría otro final

jueves, 12 de junio de 2008

10.000 km/Ahora

Para Carlos

¿Qué es el espacio ahora?
Son los diez mil kilómetros
donde no estamos,
el espacio restringido
que, momentáneamente,
no podemos ocupar.
Es el ahogo,
el querer gritar,
el abrazo esperado y perdido,
es llorar de ganas...
¿Qué es el tiempo ahora?
Ahora es el tiempo;
este es el tiempo.
El abrazo que tenemos,
que queremos,
a diez mil kilómetros,
ahora.

jueves, 22 de mayo de 2008

mEtAmOrFiSmO

a veces el agua
se enfrenta a
los vientos. No
hay olas ni espuma
me dejo llevar
la nieve se quema
en la madrugada
el otoño se mueve
entre soledades.
Un ave se
hamaca sobre el
huracán
camino sinuoso
piscinas de fuego
ardiendo, bordes
de papel que
se aproximan
mientras
escapan.
Las marcas
en la piel
cicatriz
escorias
humo.
Nada más
y nada menos.

martes, 13 de mayo de 2008

Otra vez esa sensación. Otra vez esa tristeza que no duele, ese esperar sentada en el lugar común, vacío; ese dolor que no dolió nunca, el arrepentimiento de quien no lo hizo. La felicidad gigante del que no tiene cómo reirla, el llanto del que se ha secado, marchitado. El adiós de quien no llegó nunca. Otra vez las manos del esposado, la bala en la culata del revolver de ese que dejó el seguro puesto, seguro de no tener que escuchar de nuevo los tiros no disparados. Una vez más lo que no fue, el perdón por, el dame, el nombre de, los gritos de nadie, su ceguera de ojo ácido, su lengua amarga.
Todo él dulce, todo él yo, todo él solo, todo ego, todo ayer... todo él muerto.